Cuando las cosas no funcionan…

El optimismo es la bandera de mi esperanza, la esperanza es mi consuelo, y el consuelo el sientimiento más torpe que te pueda invadir. El reconfortarse no sirve, el levatarse sobre tus propios pies es lo mejor. Levantar la cabeza y atrapar el recuerdo fuertemente en el puño. Sensaciones que no deben olvidarse.

El agradecimiento no expresa lo que quiero decirte, la amistad es algo más superfluo de lo que puedo estimar; el sentir que no deseaba estar con nadie nada más que contigo, es algo que me dice muchas cosas.

El desengaño es uno de los caminos de una próxima encrucijada en la que me he metido, no quiero decidir complemente sola, así que he cambiado el puñal de la espalda por una puñalada trapera en el estomago; de momento no sangra, pero no podré decirlo claro, y jamás lo diré en voz alta, le queda poco sangrar. ¿Me lo vas a permitir?

Torpeza es lo que hay en mi cabeza. Soledad en el estómago cuando menos lo espero. Quiero sacar una sonrisa pero cuesta.

agosto de 2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s