El tiempo

Me horroriza esa inmensidad casi silenciosa que, nos devora poco a poco a cada uno de nosotros. Desvirtualiza mi propia presencia, rompe los moldes de este espacio tridimensional que nos rodea.

Comenzó por el odio al martilleo de un sonido casi lejano, apenas audible para vosotros, pero que para mí estaba presente. Vivía a veces en mi muñeca, a veces en las de otros, pero que con el tiempo se volvió digital.

Lo que simboliza y representa consigue coartar mi plena libertad y no nos dejará suspirar juntos. Es el tiempo, es sin duda lo que marca nuestra plausible compañía.

Nos beneficia, nos llena de alegría y nos hace sonreír por la mañana. Sin embargo, tiñe de negro la esperanza, la tuerce y presenta en agonía cuando las dudas resoplan en nuestra conciencia. Y vuelvo entonces a mirar el tiempo, digital o bajo su incesante “tictac” pero que no deja de ser el tiempo de una vida, de mi vida, que ahora parece tan corta, tan inestable, tan llena de sorpresas.

Coge mi mano ahora y demos oportunidad al placer, olvidemos los convencionalismos, las etiquetas, la gente y el “tictac”·

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s