Midnight Sun. Menos mal que Meyer no lo terminó

midnight_sun

Reconozco que aún no siendo adolescente, la colección de libros de la famosa saga Crepúsculo y su adaptación cinematográfica me han creado cierta afición. Mi primera toma de contacto fue con la primera de las películas, Crepúsculo, la cual vi en el ordenador unas vacaciones de Semana Santa. Me pareció entretenida, no voy a mentiros, aunque en el momento en el que el chico vampiro se dejaba ver al sol, bueno pues, a mí me dio un particular ataque de risa. Lo siguiente que hice fue leerme los libros, con suerte para poder refrescar cada libro con la película correspondiente.

Así llegué a Amanecer, el libro, y me decepcionó muchísimo. Desconozco los motivos que llevaron a la mujer que ha creado toda esta historia a escribir un final tal cual lo esperaríamos todos. Es una historia de vampiros, ¿de verdad era necesario ese final?

Tras ese mal sabor de boca que me dejó este libro, encontré que Stephenie Meyer había iniciado un segundo proyecto en el que, volvía a contar la historia, variando el narrador de la misma. Esta vez, sería contada por el excesivamente galante Edward Cullen.

No me fue difícil encontrar una copia traducida de los primeros capítulos que se habían filtrado por la red. Repito que se trata de una versión traducida, que deja mucho que desear. Aún así, es suficiente para darle las gracias a Meyer por decidir dejar el proyecto.

Si a través del punto de vista de Bella y de las propias películas, a más de una jovenzuela le parece que el señorito Cullen encarna el tipo ideal de adolescente misterioso al que dejaría seco hasta en el baño del instituto, cuando es él quien cuenta la historia, lo único que quieres es tenerle delante y decirle: tío eres pesado como tú sólo, ¿por qué te quieres tanto?. Su debate se centra en una constante lucha entre: la quiero pero no la merezco. A ello se suma su obsesión con la pobre chica, a la que sigue a través de los pensamientos de medio instituto y por qué no, de todo el pueblo en el que viven. Pues oye Cullen, tienes a la chica, ¿qué más quieres?

Así pues, no os recomiendo que os entretengáis en el leer estas hojas sueltas que “rulan” por Internet, con la saga original es más que suficiente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s