Un trozo del mundo

Y de pronto, así como surgido desde dentro le vino la sensación de que le echaba de menos, de que la presión en el estomago y la boca seca no eran otra cosa que un intento de poner sus sentidos a funcionar, para recordar lo que es sentir su tacto. Tenía ganas de decirle la ganas que tenía de volver a verle, de compartir de nuevo un pequeño rato de su mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s