La mejor manera para recordar lo sentido

Desde luego nunca le había pasado, no sabía lo que era aquello pero le gustaba. Tal vez la firmeza, tal vez la sinceridad o tal vez, el deseo. Le gustaban desde el primer momento, tanto que quería encerrarlos en un bote para saborearlos cada cierto pequeño momento. Después lo abriría, se mordería el labio inferior, y se dedicaría a sonreír, a sentirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s