Cine de verano

Supongo que fue en algún momento de la noche, entre las 11 y las 12, mientras empezó a soplar ese vientecito que a ratos era desagradable y a ratos placentero, cuando te miré entre las luces que provenían de la pantalla del cine y pensé que, hacía tiempo que nadie me hacía sentir tan agusto, que estar allí en ese momento era inmejorable.

Y sí, en ese momento busqué tu mano, que descansaba sobre mi pierna y te besé en la cara, sitiendo que no había nadie más en el patio de butacas.

Y aunque es posible, no será la mejor noche de nuestra vida, pero fue impresionante y jo********* única.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s