Y yo que pensaba… (segunda parte)

Y yo que pensaba que mi día volvería a pasar como si nada; algunos no tienen mucha cabeza y no piensas en ello, pero yo cuando estoy aburrido también duermo, ¿y qué si no hay nada que hacer?

El caso es que por la tarde hizo algo de viento, con lo que las cosas se movían figurando formas que a mí realmente me espantan. Mi visión lateral es lo que tiene, que me despista y me pienso que son cosas que, hay cosas que… bueno pues luego no son. Al grano: que me dejaron en la terraza como tantos otros días, tan ingenuos todos ellos que pensaban que este calor que me derrite, me dejaría dormido buena tarde y estaría tranquilo. Nada más lejos, la esterilla que cubre la parte de abajo de la ventana de la terraza, la cual está ahí para que este calor no sea tan demoniaco, se movía con esa brisilla jugetona, de modo que se acercaba tentadora hacia mi jaula. Claro, ¿qué iba a hacer yo? pues en una de estas que se quiso acercar demasiado la enganche y empezé a moderla.

El año pasado ya acabé con una de las mismas características, ese entralazado de cañas me llama tanto la atención que, ¡no puedo evitar echarle el diente!. He obligado a comprar una nueva este año… pero ahora que lo pienso (no me acuerdo porque tengo pocas conexiones neuronales, soy una cosita pequeña) también me he comido el plástico de la caja de los cartones de leche… bueno esa historia otro día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s