El cómo de la promoción

Paseando por la calle me encuentro a una chica con sugerentes gafas de sol de pasta fina y blanca, pensando mi cabeza que ya tengo unas gafas de sol rojas pero que unas blancas también estarían bien, vamos, conversaciones interiores de esas que tenemos las mujeres como cuando comparamos culos en el metro.

A todo esto, lleva colgada una mochila repleta de una cosa que de lejos no acierto a ver y, me resulta curiosa que la tipa sólo se lo ofrece al género masculino. Que no se entusiasme nadie porque eran unas mini gafitas de estas de plástico para tomar el sol sin que se quede la marca del susodicho sol.

Hablando de promociones, me viene una a la cabeza: unos meses atrás, protagonizado también por una óptica, colocaron a unas cuantas chicas (véase azafata terrestre, lo que yo llamo pazafatas) para promocionar la mencionada óptica. Pues bien, el motivo de su promoción venía a señalar los efectos positivos de una vitamina para la vista, una vitamina que se encuentra en la zanahoria. Claro, a todos desde pequeños nos han venido con la zanahoria, come zanahoria que es buena para la vista. Pues a puñados y en bolsa que las daban las zanahorias.

La cuestión de la promoción sin fronteras. La chispa, es la vida, está claro.

 

junio de 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s