Viejunos

En mi perfil de Facebook abundan los grupos que apoyo sobre “odio a..” pero no hay uno exclusivo que ratifique mi odio a:

Cuando ayer por la mañana tomé el bus para ir a trabajar resulta que mientras leía un libro masticaba chicle. Una muela del juicio me está matando y lo necesito. En esto que una señora, que estaba cómodamente sentada en un asiento frente a mí (sobra decir como iba el autobús) me comenta con un débil tono de voz que “el chicle se mastica con la boca cerrada”. Yo le respondo que no la estoy escupiendo, es decir, no la molesto y tengo una bonita dentura que mucho esfuerzo costó a mis padres. Me responde que la olvide y ya ves, hoy ya no recuerdo su cara.

Primera amonestación del día para el sector viejuno.

Al tomar el bus de vuelta del trabajo, bajo del mismo y me dirijo hacia el segundo autobús que tengo que coger para llegar a mi casa. En esto que el “señor mayor” que hay a mi vera, regurgita algo y nos dedica un “señor escupitajo” que deja plantado en la carretera.

Segunda amonestación pasadas dos horas del medio día.

Sentada en la mesa y con el tenedor en la mano me cuenta mi madre que en el banco, una señora entró y pasó de largo por delante de los que esperaban sentados, ella y otro hombre. El hombre le indica a la señora que están ellos primero pero no hace mucho caso, vamos que se hace la despistada. Y cuando le toca el turno a mi madre, coge la señora e intenta colarse. Sobra lo que aconteció seguidamente, haciéndose la despistada.

Tercera amolestación ya de tarde.

Luego resulta que somos los “jóvenes” los que somos unos malos educados, andamos gritando, no nos levatamos para cederles el sitio, nos colamos en la cola del autobús, ensuciamos todo…

Os invitio a subiros en el 56, a la altura de Manuel Becerra en el segundo sentido. No importa la hora. Podréis ver una encarnizada lucha generacional entre los que viven con su superioridad (de edad tristemente) y los que volvemos de trabajar despreocupados por emprender una guerra por un asiento, por intentar educar a una ya curtida generación de jóvenes (es decir, que pasan de los consejos) pero que al menos sabemos pedir educamente paso hacia el fondo del atolladero.

¿Madrid?

septiembre de 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s