Mi primer concurso de filosofía decía así:

Y entonces se sentaron bajo una colosal figura de Venus…

– Tal vez hace siglos, grandes pensadores se sentaron aquí… es divertido ponerte a pensar en aquellos tiempos y más cuando meditas profundamente y un escalofrío te recorre hasta la punta del dedo más “chico” de pie; ese escalofrío es el tiempo que pesa sobre todos y el que no ha podido vencer en continuos enfrentamientos a la filosofía como pudo hacerlo con la oratoria, por ejemplo.

– Tienes razón, Sofía nació y aún está con nosotros… Parece haberse unido a un clan de entidades como el tiempo, la historia… y un sinfín más.

– Pero la filosofía ha cambiado y se ha modificado su enfoque con las modas y los siglos. Fíjate en esta hermosa estatua, refleja la belleza y estética de una época.

– La belleza es algo subjetivo…

– No tiene por qué, siempre ha definido algo concreto, belleza como tal siempre ha implicado armonía, equilibro, proporcionalidad, entes bonitos y agradables, tanto para la vista, como para otros sentidos, por ejemplo el olfato, ¿o no es bello un buen perfume?

– Sí, es armonía y todo eso… pero yo me pregunto: ¿por qué una modelo que posee una gran belleza clásica tiene unas proporciones más amplias y, en la actualidad son tan delgadas hasta el punto, algunas veces, de ser desagradables a la vista?

– El canon de belleza femenina refleja siempre la propia naturaleza, porque la belleza deriva del ansia del hombre de recrear la naturaleza, de plasmar su vitalidad, creación y singularidad, pues siempre ha sido el verdadero poder, el verdadero dios, ella crea y destruye, ella fina los cánones; solo que los hombres de cada época han conseguido acercarse más o menos a la naturaleza, los clásicos vivían con ella, en su espesura y esplendor, la sentían cálida y viva, pero hoy no, es distante, maltratada, modificada, cercana a la muerte y su desaparición. Muere una parte de ella todos los días, por eso las modelos son delgadas, parecen muertas como tal, inalcanzables y cada una tiene un cuerpo modificado hasta llegar a ser huesos y una fina capa de piel… que no es verdaderamente como debieran ser.

– Me gusta como reflexionas este tema… pero ahora me pregunto por el sentimiento que produce en mí.

– ¿Qué te produce la colosal figura de Venus?

– Para mí es belleza… pero no me resulta agradable, no es proporcionada, es una mujer de ancha cadera y cara autoritaria.

– Pues todo mortal piensa en una definición de belleza y enseguida asocia el adjetivos cálidos: bonito, agradable, armonioso y algunos otros adjetivos ya citados. Ahora piensa en una bella obra de arte, piensa en una plasmación de Saturno devorando a su hijo, es una gran obra llena de belleza, pero belleza fría: es terrible, brutal, sangriento… Por tanto lo bello no puede ser igual de feo y ser bello.

– ¡Qué maravillosamente unidos están los términos belleza y arte!

– Es muy acertado, la verdad. Verás, la belleza es estética y forma parte del estudio del arte. Pero entonces, igual que es difícil dividir lo bello y feo, lo es en artístico o no.

– ¡Entonces, arte es todo!

– ¡Jajaja! Sí, está en todo; el arte que conlleva belleza. Imagina por ejemplo varios modelos de tenedor, el más retocado estéticamente y más impregnado de bella arte es tú preferido, ¿no? Mira, yo tengo dos modelos aquí mismo, a mi derecha uno simple de color plateado y a mi izquierda uno con un mango más elaborado, de color azulado y labrado, ¿cuál es más artístico y bello?

– Deseo el de la izquierda.

– ¿Qué sensación te produce?

– ¿Me producirá placer?

– No lo sé, es que eso del placer con un tenedor artístico… pero piensa en una buena poesía, la lees y qué…

– Me alegra, así que: ¡me produce placer!

– Es que la estética, la belleza, el arte, todo ello englobado en su vertiente de visión filosófica, no es práctica ni tiene utilidad sino que es placentera, te hace sentir. Esa es su finalidad, producir sensibilidad, despertar las musas del arte que hay en tí.

– ¿Y quién es el artista?

– El plasmador de belleza. Artista, artista en realidad podemos ser todos porque como artistas creamos cosas una veces bellas, otras no tanto, pues arte hay incluso en la escritura que utilizas todos los días en tus apuntes, por ejemplo, pues mira que estrechamente relacionado está con esa intención artística que cuando unos apuntes tienen mayor color, letra clara y bonita, están ordenados y limpios, son más agradables a la vista, más bellos, te produce una sensación de placer y estudias esos apuntes con mayor entusiasmo. Así que no solo es creador de belleza un artista poeta, un arquitecto, un pinto, un diseñador de moda, etc. Podemos serlo todos, al igual que todos podemos ser pequeños filósofos.

– Ahora veo a Venus más artísticamente y pienso que es una gran obra, impregnada de valores y sentimientos capaces de ser transmitidos.

– Bien pues volveremos a vernos; ¡ah! Y no olvides que también hay arte en una bella forma de despedirse.

– Y en todo lo que uno hace al cabo del día.

 

1º de Bachillerato. 17 años. abril de 2004

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s