Engañifas

Me contó una bonita historia de sí misma. Se dibujó como una persona amable, servicial, amiga de sus amigos. Elevó sus virtudes a excelentes categorías y utilizó sus armas para ganar mi persona. Pero la suerte no era esa, yo ya no estaba cegado y vea el mundo con otros ojos. Fue suficiente poco más de un mes para darme cuenta de todo ello y empezar a encontrar las pistas que corroboraban mi opinión.

Desdichada persona, capaz de mentirse a sí misma. Ni tocaba la guitarra, ni nunca la tuvo en su casa. No alcanzó sus metas en la universidad y ahora gustaba de vivir a la sombra en un trabajo que no ganó, el cual alcanzó por posición. Gustaba de hacerse sentir agradable, cuando resultaba molesta para la mayoría. Los trucos de seducción se convirtieron en mentiras, los juegos que yo empleaba en su condena.

Ahora tomará por arma la de teñir mi imagen, la de engañarse a sí misma para borrar un recuerdo, pintar de negro lo que fue una forma de demostrarle su engañado mundo. Lo que mis palabras quisieran contarle es que la testarudez, valga la expresión de egoísmo y cabezonería, la llevaron al camino de la más tonta, de oír palabras pero no escuchar nada. El camino de perder, porque no se merece ganar.

PD: dedicado a los más egoístas encerrados en su anosmia con una gran tocha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s