Diario de una periodista en paro – 4º parte

En la tercera parte de este mi diario de aventuras como periodista en paro, os relataba mi primera experiencia en una entrevista de trabajo. El resultado de aquello me hizo pensar nuevamente si no será cierto que puedo ser una “trabajadora potencialmente conflictiva” teniendo en cuenta que mi formación asciende hasta un máster.

En esta cuarta entrega, me dedicaré a contaros algunas de mis otras entrevistas. Para situarnos, habían pasado aproximadamente tres semanas desde entonces…

1 de febrero. Segunda entrevista. Buscando CM 

En esta mi segunda aventura, me citaron por correo electrónico en una empresa en la que ya había realizado una entrevista hacía unos meses. Conocí esta empresa rebuscando a través de internet algún tipo de agencia dedicada a lo que precisamente hace esta compañía. La página web me encantó, sus proyectos me entusiasmaron y al aire que rodea al lugar… en fin, lo confieso, si me preguntaran dónde me gustaría trabajar diría sin pensar que sería aquí.

Cuando realicé con ellos la primera entrevista, la verdad es que el sitio me gustó aún más. Pero es cierto que tuve la sensación de que ellos necesitaban a alguien con un poco más de experiencia que yo. En esta segunda entrevista, la descripción del puesto resultaba mucho más coherente con mi perfil. Salí de allí bastante contenta, ¿y por qué no? La persona que me entrevistó también parecía satisfecha, incluso me comentó que me llamarían para hacer una segunda entrevista como parte del proceso de selección.

Pasados unos diez días y después de que me comentaran que llamarían para realizar una segunda entrevista, no había vuelto a saber de   ellos. Extrañada, envié un email a la persona de contacto correspondiente para preguntarle qué tal iba el proceso de selección y si había recibido mi email anterior en el que le adjuntaba mi CV actualizado, tal y como me habían pedido.

Podéis echar un vistazo a la fecha del día de hoy. Os lo pido. Bueno, pues sí, efectivamente hoy es 27 de febrero. Sigo sin tener noticia alguna. Desde que fui a esta entrevista, de la que salí esperanzada (repito que encantaría trabajar con ellos) no he vuelto a saber nada de nada.

2 de febrero. Tercera entrevista. La distancia no importa

Justo al día siguiente del anterior episodio, tenía otra entrevista. En esta ocasión se trataba de un puesto muy similar al último que he realizado. Aunque el centro de trabajo, y por tanto el lugar de la entrevista, estaban un poco de lejos de mi casa, desde luego la empresa mere la pena.

Llegar hasta allí fue un poco caótico pero al final allí estaba. La dinámica de esta entrevista era de esas que a mí tanto me gustan: entrevista de grupo. Me gustan porque se salen de lo normal, no vas allí para contarles el típico carrete de he estudiado, he hecho, he trabajado. Vas allí para mostrar tus cualidades como trabajador.

Pues bien, una dinámica de grupo novedosa y de nuevo salí de la entrevista bastante contenta. Nos insistieron un par de veces en que si en el plazo de una semana no recibíamos ningún email, eso significaba que estábamos dentro del proceso final de selección.

Por suerte, pasaron más de diez días y no tuve ninguna respuesta. Con esto, mis esperanzas e ilusiones comenzaron a crecer un poco. Voy a ser sincera otra vez, no soy de esa clase de personas que se emocionan fácilmente, soy del otro tipo, de las que prefieren no hacerse ilusiones para que si se da el caso el chasco no sea enorme o la celebración sea apoteósica.

Cuando se cumplieron aproximadamente quince días desde la entrevista, recibí una llamada de la persona encargada del proceso. Con una voz muy agradable me notificó que mi candidatura se había debatido en la parte final del proceso de selección pero que finalmente habían seleccionado a otra persona. Sin embargo, como les había comentado que me encontraba en situación de desempleo, me llamaba personalmente para ofrecerme, si me interesaba, un puesto en el callcenter del servicio técnico.

CONCLUSIONES:

En la próxima entrega de este diario, podréis comprender un poco mejor por qué llego a esta reflexión en base a la segunda entrevista que realicé y que aquí os cuento. Supongo que da igual que sea una persona, supongo que no importa que sí tenga algunas ilusiones y esperanzas, y me atrevo a ir mucho más allá, no importa en absoluto que sea una persona joven con ambiciones. No merezco ni un email tipo de esos que todos tenemos guardado en borradores, para informarme de que mi perfil no es exactamente lo que buscan, o algo de sinceridad, hemos seleccionado a otra persona porque su cualificación se acerca más a lo que buscamos. ¡Ni un triste email! No sé, digo yo que si tienes tiempo para entrevistas también deberías tener tiempo en cuidar a tus aspirantes.

Ya para concluir, quiero dar las gracias a todos esos empresarios que se esfuerzan en generar empleo. Pero también quiero dar las gracias a mi familia, a mis educadores y en general a quien me hiciera ser como soy por darme esa entereza personal y ese mal genio que tanto me cuesta disimular. ¿¿Para el callcenter?? En serio, está muy bien que te acuerdes de mi situación como parada pero mira mi curriculum: tengo dos carreras, un máster, más de dos años de experiencia… y me has entrevistado para un puesto dentro de la web de la empresa. Ya no sé si debo dar las gracias porque me ofrezcan trabajo o decir las cosas claras, no puedo rebajarme hasta el punto de aceptar un trabajo que no me de ningún tipo de satisfacción y que no pondría ni en el CV porque no tiene nada que ver con mi perfil profesional.

[To be continued…]

4 pensamientos en “Diario de una periodista en paro – 4º parte

  1. Antes de nada darte ánimos pues es una época bastante jodida y ahora las empresas viendo cómo está el panorama laboral tratan a los trabajadores como cromos. Ya no es lo que era hace unos años cuando empresas te mimaban y te hacían un tour por su empresa para que tú tuvieses una buena imagen y aceptases su oferta, pues en aquellos años la situación estaba invertida, el trabajador rechazaba la empresa. Esta situación la he vivido hace poco en otro país, ya sabes dónde, donde vi que las empresas intentan quitarse trabajadores unos a otros ofreciendo mejores condiciones de trabajo y sueldo. Me hizo gracia un comentario de un amigo que me dijo que fue a hacer una entrevista en una empresa multinacional Española. Dicen que le trataron fatal y encima le querían explotar con un mísero sueldo… el chico pasó todas las entrevistas y le ofrecieron un trabajo pero lo rechazó pq decía que en la empresa de al lado le habían ofrecido el doble del sueldo…. Con esto quiero llegar al punto de que parece ser que la crisis que afecta a España es un buen cuento o excusa para “maltratar” al trabajador o obligarle a pasar por el aro, estén donde estén las empresas… es una desgracia pues aquí en España lo vemos normal cuando fuera se quedan con la boca abierta.

    Mucho ánimo y suerte!

    Me gusta

      • Si, uno de los grandes problemas es eso… tanto por no salir como por lo bien que se vive en casa de tus padres.
        Yo critico mucho la actitud de alguno que dice que “no tengo curro pq no hay curro”. Después les preguntas que hacen ellos para tener empleo y te responden que mirar por infojobs.
        Otros que hasta que no acaban la carrera no se han preocupado por buscar nada…

        Si toda la culpa la tenemos nosotros.

        Me gusta

  2. Pingback: Diario de una periodista en paro – 5º parte « El blog de EstherTê

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s