¿Cómo llamar a tu pie?

No me he vuelto loca, no estoy tratando de daros ideas sobre cómo llamar a vuestros pies como si fuesen una mascota. Más bien vengo a daros explicaciones ilustrativas y muy interesantes sobre los diferentes nombres que reciben la forma de nuestros pies.

Esta interesante idea se la debo a una compañera de facultad que se ha embarcado en una tremenda aventura, diseñando su propia línea de zapatos que prometo os ampliaré en las próximas semanas porque son verdaderamente originales.

Analizando la forma de nuestro pie al plantarlo tenemos los siguientes tipos:

Pie plano: en este caso se produce un colapso del arco del pie, es decir, que prácticamente no existe. Por tanto, nuestra huella dibujará prácticamente toda la superficie de nuestro pie.

Pie normal: sin ningún misterio, es la forma más común y convencional. Como podéis ver la huella no ocupa toda la superficie del pie,  sino que el mayor peso y apoyo recae en el tercio anterior y posterior, mientras que el arco al plantar es bastante pequeño.

Pie cavo: este tipo de pies tienen una deformación en la bóveda de la planta o arco al plantar, por lo que el apoyo (y por tanto la huella) queda en el tercio anterior y el posterior o talón. También el dibujo de los dedos en las huellas que dejamos será menor que en los casos anteriores.

Y si prestamos atención al dibujo que forman nuestros dedos junto a la superficie total de nuestros dedos y las articulaciones tenemos los siguientes términos:

 

Pie griego: se denominada así a los pies en los que el segundo dedo es el más largo después del dedo gordo, mientras que el tercero mide prácticamente lo mismo que el segundo. El cuarto y el quinto son bastante más pequeños. El origen de la definición está en los pies de las estatuas griegas y caracteriza a la persona que lo tiene por cargar el peso sobre la parte delante del pie.

Pie egipcio: también debe su nombre a las figuras talladas por los egipcios para recordar a sus faraones. En este caso, el dedo gordo es el más largo y los otros le siguen en una disminución progresiva del tamaño. Es el tipo más común entre las personas; lo malo, es el más propicio a los juanetes y a la artrosis porque se sobrecarga más con el calzado.

Pie polinesio: este caso es más bien raro. Los dedos son casi todos iguales y están a la misma altura, por lo que el pie tiene una forma casi cuadrada.

Y ahora diréis, ¿para qué quiero saber todo esto? Pues bueno, es el momento de miraros los pies y etiquetarlos vosotr@s mism@s para que nunca caigáis en comprar un calzado incorrecto para vuestro pie, que os pueda dañar el puente, en el que no haya lugar para vuestros dedos o simplemente, que pueda exagerar la forma si no os gusta demasiado.

Anuncios

5 pensamientos en “¿Cómo llamar a tu pie?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s