Una tarde dedicada a la moda – 2º parada

Pues como os contaba en un post anterior, ahí iba yo con Anísima dispuestas a dedicarle una tarde a la moda. Después de disfrutar en el evento de la Fashion Snapshot, enamorar de un precioso vestido de la Compañía Fantástica con estampado de gatitos (¡cómo no!) y criticar a gente que por una bebida alcohólica gratis es capaz de quedar en la mayor ridiculez, nos fuimos a nuestra segunda parada: el Lolina Vintage Café.

El Lolina es un café que hace esquina en la calle Espíritu Santo que es muy muy conocido por cualquier malasañero y que todo madrileño jovenzuelo debería conocer. Los batidos están de muerte, por lo visto la tarta de zanahoria es adictiva y hasta los nachos allí te enganchan. Qué os voy a decir de la decoración vintage, de mesas con una silla de cada casa y de un verdadero salón de café en la planta de abajo en la que hay que abrirse paso entre sofás y sillones muy de antaño. Y por cierto, el personal que he conocido a lo largo de estos años también se merecen un sobresaliente.

Pues aquí hicimos el descanso en el camino con un frapuccino bien fresquito y un batido de chocolate que no me dio tiempo ni a ver en el vaso. Os dejo la carta por aquí.

Nuestra parada en el Lolina no fue casualidad. Es un lugar al que Anísimas y yo solemos ir, incluso hemos hecho alguna sesión de fotos aquí. Y es que en la planta de abajo se estaba celebrando un encuentro yo diría que casi único, porque se estaba realizando una venta de prendas de la firma Ladybug. ¿Por qué único? Porque la diseñadora de las prendas estaba allí mismo, ¿cuántas veces puedes hablar con el/la diseñad@r de una prenda que te encanta, hablar del corte, del color…? Desde luego Cristina un encanto y sus diseños os aconsejo seriamente que echéis un buen vistazo a las prendas y quien tenga algún evento en las próximas fechas que se piense muy seriamente escoger uno de sus elegantes vestidos.

Salimos del Lolina cuando ya se estaba empezando a hacer de noche pero para nuestra sorpresa no iba a ser la única parada. En una pequeña tienda de moda ubicada también en la calle Espíritu Santo, descubrimos unos colgantes la “mar de originales”. Así que entramos a echar un vistazo. Claro que nuestra mirada no se limitó a la ropa y a los complementos esenciales, Anísima se enamoró de una original pamela que le pese a quien le pese, es ideal para lucir en cualquier ocasión.

La tiendecita en cuestión se llama Dodó y por ahora veo que su web no funciona, pero estaré atenta para que podáis fichar algún caprichito low cost.

Y aquí acaba nuestra excursión de jueves. Espero poder contaros muchas más.

¡Feliz tarde de martes!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s