Diario de una periodista en paro – 8º parte

Hacía mucho muuucho tiempo que no os deleitaba con una de mis entregas de “diario de…” y el resto podéis leerlo en el título de este post. Pues bueno, no es que durante este tiempo no tuviera más aventuras que contaros, que lo haré, es que tengo una buena noticia para quien sienta empatía por mis palabras: he encontrado trabajo.

Lejos de ponerme a hablar y casi berrear sobre la situación y el panorama actual, que no ha cambiado para nada en mis 9 meses de parada… sólo voy a dejaros algunas notas: de entre todas las ofertas de empleo y las entrevistas que he podido realizar, este trabajo es sin duda el que mayor enriquecimiento profesional me va a proporcionar. ¿Por qué? Empezando por las funciones que debo realizar, siguiendo por el más que suculento tema de tener que usar el inglés constantemente, continuando con  el ambiente que se percibe en la oficina así como en la empresa en general (seria y cuando digo seria es con años de funcionamiento y de ámbito internacional) y terminando por algo que hoy en día se convierte en el segundo plato, la remuneración. Lo voy a confesar: ni en sueños imaginaba que tendría una oportunidad como esta, lo que mi anima mucho para deciros que muchas cosas son casualidad, sólo hay que estar en el lugar adecuado en el momento adecuado y nunca dejarse vencer por las pequeñas dificultades.

Esto último lo digo por el tema del inglés, que sé a que much@s os puedo echar un poco pa’ atrás, como me pasa a mí. Pero vamos a ser realistas, nuestra base la tenemos, así que si os dan una oportunidad para manejarlo en el terreno práctico, aprovecharla, es la única manera de soltarse con el inglés.

Dicho esto voy a pasar a escribir lo que realmente pretendía escribir hace dos párrafos. Leía el otro día en la revista Cosmopolitan los “10 mandamientos claves para tu primer día de trabajo” y me he dicho, voy a adaptarlos y dejarlos por mi blog que seguro que nos van a venir muy bien. Así que ahí van:

LOS 10 MANDAMIENTOS QUE DEBES CUMPLIR TU PRIMER DÍA DE TRABAJO (adaptados por EstherTê)

1. Lucir bien en tu primer día no es una cuestión de arreglarte, es una cuestión de mimarse mentalmente para ir confiada. Una buena recomendación es tomar un baño o una ducha relajante la noche anterior, irte pronto a la cama y descansar. Por supuesto, la gente de Cosmo recomiendan que tu despertador no te falle porque llegar tarde el primer día no es empezar con buen pié.

2. Elegir la ropa es sin duda otro punto a valorar. En Cosmo recomiendan lo que cualquier mujer recomendaría, “ir cómoda a la par que elegante”. Hazte con este lema no sólo para tu primer día, ¡para toda la semana!

3. El tercer punto es, al menos para mí, un poco complicado: ejercitar la memoria y retener nombres. Vamos a ser prácticas, no olvides los nombres de tu equipo, el nombre del resto de tus compañeros se irá quedando en tu cabeza poco a poco. Después del primer mes, casi te sabrás hasta el nombre de sus hijos.

4. Controla tus gestos, evita una mala cara el primer día y mucho menos recurras a mostrar un ápice de estrés. El primer día puede ser casi un examen de tu actitud, así que, ¿por qué no mostrarte positiva y encantada con tus nuevos retos profesionales?

5. Quita el sonido del móvil, no hay nada más desconcertante que prestar atención a tus nuevas funciones mientras tu móvil suena. Los tuyos estarán ansiosos por saber qué tal te va el día, pero hay tiempo para todo.

6. Apúntate a una invitación a tomar un café con tus “compis” para ver lo que se cuece.

7. Dicen en Cosmo que no opines sobre el aire acondicionado porque esa no es tu guerra… pero no estoy de acuerdo con esto. Opina sobre el aire acondicionado cuando el resto de tus compañeros también parecen un poco consternados por lo bien que funciona el termostato, no hace falta resfriarse el primer día.

8. ¿Personalizar tu espacio? Sí, pero no el primer día porque queda un poco… desesperado. ya encontrarás detalles que poner en tu mesa para que se note que es tu sitio.

9. No llamar al Departamento de Informática en el primer minuto, comprueba que todo está enchufado y en el lugar correcto.

10. Y no salir escopetada cuando da la hora en punto de marcharse, los horarios siempre se terminan flexibilizando.

Y voy a añadir un último punto: disfruta de la oportunidad y aprende todo lo que puedas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s