Cambio de hora… ¡¡no te quiero!!

Un tema bastante recurrente últimamente para mi, de esos que se te escapan cuando alguien menciona de pasada el tema del cambio de horario, es quejarme sin parar de ello… el cambio de hora del mes de octubre es sin duda un bajón y para el pequeño consumidor de luz (pequeño en cantidad que no en la factura) no acaba de tener mucho sentido: te dicen que se gasta menos luz pero… si te levantas sin luz y a las 18.30 el sol se despide, yo el ahorro no lo veo.

Dejando a un lado el tema de la factura, que no sé a vosotros pero a mi desde que viene mensual las cifras no me cuadran en absoluto y me voy a poner a despotricar, está claro que la falta de luz solar nos afecta a nuestro estado de ánimo. Yo suelo resumirlo de esta forma: en primavera – verano sales de trabajar teniendo horario de oficina, y aunque ya son las 18.30 o si me apuras casi las 19, parece que aún tienes horas de vida hasta la hora de cenar, que casi acabas alargado hasta las 22.00 o más. Pero llegada esta época del año, tras ajustar todos los relojes analógicos, sabes que salir de la oficina se convierte en el fin del día. Sólo es una sensación pero, en cuanto la luz de las farolas te golpean al salir del Metro para volver a casa, casi vas derecho a preparar la cena y ponerte la serie de turno porque se acaba el día.

No sólo es una percepción, tal vez la mía os suene exagerada, pero la ciencia lo demuestra: recientemente he leído en S Moda un post hablando del tema (os lo dejo AQUÍ) que decía “Cuando nuestro despertador suena antes de que salga el sol desequilibra los niveles de melatonina y cortisol, lo que también desequilibra nuestro ritmo biológico.” Incluso este síntoma tiene un nombre “jet lag social”.

El estudio que recoge este post, relaciona el cambio de horario y la falta de horas de luz solar con el sueño. Según nuestra tendencia natural, al llegar la oscuridad viene el sueño y al llegar la claridad nos despertamos. Pero ¿y si tu despertador suena cuando aún es de noche?. De esta forma nuestro ciclo de descanso se ve alterado.

Llegados a este punto estáis esperando algún consejo pero lo cierto es que no tengo ninguno que daros. En el post de S Moda hablan de cenas ligeras tres horas antes de dormir, no beber alcohol o fumar tres horas antes, poner alguna luz tenue antes de dormir para activar esa fase del ciclo de descanso o reducir el consumo de cafeína y realizar alguna actividad al levantarse (a mi que me esperen en el gimnasio a las 7.30…). No sé vosotros pero yo no lo veo, así que seguiremos con el ciclo del descanso trastocado, con jet lag social y quejándonos de que a las 18.30 sea de noche.

Y a vosotros, ¿os gusta el cambio de hora? ¿Le veis sentido?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s